Algosur

El cultivo de almendro, una apuesta agraria de futuro

La superficie de cultivos leñosos sigue creciendo en España, impulsada especialmente por el aumento de las hectáreas dedicadas al almendro y al pistacho. En concreto, el cultivo de almendro está viviendo un momento de expansión, con un continuo incremento que alcanzó en 2021 las 867.646 hectáreas, según la última Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

cultivo de almendro

El cultivo de almendro, opción estrella en 2022

La causa de su éxito radica en una combinación de factores que lo convierten en una solución agraria con una gran rentabilidad para agricultores y empresas del sector agrícola. ¿Qué ventajas aporta el cultivo del almendro frente a otras plantaciones tradicionales?

Adaptabilidad al terreno

El almendro es una especie propia de climas templados e, incluso, secos y áridos, por lo que se adapta perfectamente a las características de gran parte de los terrenos de la Península Ibérica, sobre todo a la mitad oriental, el sur del país y Baleares. De hecho, la introducción en España de este cultivo de origen asiático y norteafricano se remonta a la época fenicia, llevando siglos demostrando su adaptabilidad a la orografía nacional. Es más, España es el segundo productor de almendra a nivel mundial tras Estados Unidos.

Diversificación agraria

Gracias a esta adaptabilidad, los empresarios del sector agrícola pueden introducir en sus plantaciones cultivos de almendros con los que diversificar de forma segura. Conviene recordar que, debido al carácter imprevisible del campo, es recomendable trabajar diferentes especies para que las malas cosechas en unos terrenos se compensen con los buenos resultados en otros.

Modernidad

El cultivo del almendro es una opción agrícola moderna y muy técnica, incomparable con otros leñosos, además de ser una alternativa interesante agronómica y económica frente a otros cultivos. Es decir, el almendro es un cultivo con un alto grado de mecanización, estandarte de la agricultura del siglo XXI, que permite evolucionar hacia nuevos manejos de poda, marcos de plantación y técnicas de fertiirrigación, recolección y comercialización.

Perspectivas de crecimiento

Debido a las altas propiedades beneficiosas para la salud que supone este fruto seco, la demanda de almendra por la población está aumentando de forma progresiva a nivel global. En España, por ejemplo, el consumo de almendra ha crecido un 3% en el último año, según datos del MAPA. Esta mayor demanda hace que la producción de Estados Unidos sea insuficiente para satisfacer las necesidades del mercado, por lo que invertir en el cultivo de almendra hoy día permite a los agricultores y empresas agrarias competir con éxito contra el bastión almendrero de California.

Aprovechamiento integral

A la demanda de almendra para el consumo hay que añadir otros usos de esta materia prima que posibilitan un aprovechamiento integral de la producción. Por ejemplo, de este fruto seco se puede obtener un aceite muy valorado en la industria cosmética; la madera es muy empleada en ebanistería; y la cáscara también es reutilizada como combustible.

Rentabilidad

En términos generales, los cultivos arbóreos son más seguros y estables que otro tipo de plantaciones y, en el caso del almendro, además, es un árbol de gran rendimiento económico. En este sentido, el rendimiento del cultivo de almendro se sitúa en una media de entre el 22% y el 38%, según los precios de las diferentes Lonjas españolas (Córdoba, Albacete, Murcia y Reus).

Soluciones ‘llave en mano’ de Algosur

Ahora bien, para que la apuesta por el cultivo de almendro tenga las mayores garantías, es necesario contar con aliados estratégicos que faciliten a los agricultores y empresarios su experiencia y conocimientos técnicos, tecnológicos y agronómicos en la puesta en marcha de este tipo de explotaciones.

Algosur, grupo agroindustrial especializado en la investigación, producción, transformación, y comercialización de cultivos extensivos, actúa como productor y comercializador de fruto seco en cáscara. Cuenta con una superficie de cultivo de almendro de más de 800 hectáreas, tanto en regadío como en secano. Principalmente, la actividad se desarrolla en Andalucía (Sevilla y Cádiz, sobre todo), y Albacete. No obstante, se trata de un área en plena expansión por otras zonas, dado el auge del almendro.

Así, pone a disposición de los profesionales del sector agrario el servicio “llave en mano” que permite a aquellos interesados acceder a la transformación integral de sus fincas en cultivos arbóreos de alto rendimiento, de almendro, en este caso. Para ello, los técnicos cualificados de Algosur estudian todos los factores y los recursos de los terrenos (clima-suelo-planta-agua) de forma detallada.

A partir de un análisis pormenorizado de todos los parámetros, se consigue diseñar un proyecto lo más atractivo e interesante posible, tanto agronómicamente como a nivel de eficiencia económica. Y siempre aplicando las últimas novedades en sistemas de plantación, técnicas mecanización y vías de optimización de los recursos existentes adaptadas al cultivo en cuestión.

CONTACTO

    He leído y acepto la política de privacidad y el aviso legal